• PhotoCrew

#TeRetoCuarentena: “Yo no fui” rompió la cuarta pared

Autora del texto: Popa Cando


“Yo no fui” rompió la cuarta pared, así empezaba el tremendo titular que nada tenía que ver, desdibujado sobre el tabloide digital, una idea ambigua y sin forma rondaba la cabeza del periodista x, que no tenía ni nombre, ni número de cédula, ni género, desde el día que encontró a su gato tumbado frente al espejo, divagante con la mirada perdida, como si de golpe todos los secretos del mundo hubieran aparecido en la raíz de sus bigotes.



Fotografía: Dorian Gabriel, 2020

En primera instancia pensó que sería una postal perfecta, de esas que coleccionan las abuelas o que tienen guardada en una cajita con olor a mentol o a esfero perfumado, que tal vez podrían hacer una figura de porcelana que se vendería en la sección de recuerdos de bautizo y matrimonio.


Sus cavilaciones le hicieron pensar en su propia vejez, en los dolores de rodillas y en las pocas ganas que tenía de enfrentarse al mundo en medio de esa pandemia de noticias falsas. Suspiro incesante, con esa jaqueca repentina que carcome la sien al pensar en un trabajo pendiente, arrastró una silla dispuesto a escribir.


Fotografía: Sofia Carrasco, 2020

De reojo veía a “Yo no fui”, nombre puesto por su hija al pensar en lo gracioso que sería cuando el gato cometiera una travesura y preguntaran ¿Quién fue? Sonrió de buena gana, porque aquel animal se desbordaba de pereza y nunca había cometido ninguna imprudencia hasta ese día. Absorto se sentó a mirar al gato y su complejo de Narciso, parpadeaba de vez en cuando y se acurrucaba para dormir, no sin antes dar una mirada rápida al espejo.

Se cuestionaba, dejando que sus pensamientos vuelen sobre la importancia de los espejos, hace mucho que no se detenía un segundo a analizar su propia figura reflejada en el cristal. De golpe como si una fuerza le diera vuelta se sentó a retomar su trabajo, se sentía un títere rompiéndose la cabeza al editar la nota, los caracteres le faltaban, siempre había sido un suplicio tomar la decisión de cortar una parte por falta de espacio, mientras esto sucedía, la televisión emitía esa musiquita inhóspita que oyes en el momento que lees esta frase “flash informativo”, los últimos días, había estado más pendiente de lo habitual de cualquier noticia que se diera. el mundo estaba cambiando aceleradamente y eso siempre es una gran primicia.


Fotografía: URBAUE, 2020

Tras los últimos sucesos nada alentadores, tomó un respiro profundo, y desvío su mirada hacia el animal que yacía absorto todavía frente al espejo, pensó en la grave situación del país y como todo había adquirido un carácter tan irreal, en los últimos días, se sentía en medio de un libro de trama apocalíptica, totalmente predecible pero que te engancha hasta que llegas al final.

En medio de todo ese desbarajuste de sistemas, aquella bola de pelos había decidido tumbarse frente al espejo a tener la siesta más larga e intermitente de su vida, sintió en ese punto como si el espejo fuera una cámara y el gato estuviera hablando a una audiencia desconocida detrás de él, como en las películas, el mundo seguía sin darse cuenta de esta acción. La idea de estar siendo observado le erizó la piel.


Fotografía: Carlos López, 2020

Se dispuso a editar su nota mientras, los pensamientos recurrentes iban y venían como ráfagas de aire, no lograba que el texto recorriera una línea decente, cansado desistió, se preparó con su ritual nocturno para dormir, no sin antes echarle una última mirada a “Yo no fui" que seguía frente al espejo lamiéndose todo sin dejar de prestar atención a su reflejo.

Fotografía: Abigail Peralta, 2020

La noche transcurrió rodeada de pesadillas en torno a la idea de que el mundo no era más que un reality show de bajo presupuesto, en donde un giro inesperado lograba captar la atención de toda una audiencia, y “Yo no fui" reportaba desde su casa, como un participante más, con un humor irreverente interactuaba de forma directa con el público, en medio de la desesperación de su amo que había descubierto la treta.

Consternado se despertó a media noche, para encontrar a “Yo no fui” acurrucado frente al espejo, sin pensarlo se tumbó a su lado mirando el reflejo a media luz de su rostro, analizando todos los posibles escenarios, el sueño consumió poco a poco esta idea, hasta que el dolor de espalda lo despertó de golpe.


Una mañana totalmente nueva en casa de periodista x ha iniciado, y hoy tendrá que cumplir la difícil tarea de acabar su nota y mandarla con todas las correcciones antes de las 11 de la mañana. ¿podrá lograrlo?, mientras tanto el mundo se cae a pedazos en exteriores, tendremos la nominación de la semana así que manda tu mensaje de texto al 4045, con el nombre de tu favorito, regresamos con “Yo no fui” en la cámara principal, quien nos dará más datos sobre la tarea de su amo, ¡Adelante, Yo no fui!


Fotografía: URBAUE, 2020

Así es presentador número 1, sean bienvenidos un día más a la casa del periodista quien hace breves minutos tuvo un colapso y cayó inconsciente frente a la computadora, hagamos un acercamiento directo a lo que estaba escribiendo, podemos ver que eliminó todo el trabajo de ayer y en una hoja vacía figura en letras grandes lo siguiente “Auxilio, el gato ha roto la cuarta pared”, sin más información, reporto para ustedes “Yo no fui”


57 vistas